Cómo programar tu mente

Ejercicio: Patrón de hipnosis

Este ejercicio que vas a aprender es una de las maneras más poderosas para programar tu mente. Es muy útil para obtener: objetivos que quieras conseguir, motivación extra o cambio de hábitos.

Igual que conscientemente solo podemos procesar a la vez siete procesos mentales, en este mismo momento inconscientemente estamos procesando miles de pensamientos e ideas. La mente inconsciente trabaja veinticuatro horas al día, siete días a la semana, trescientos sesenta y cinco días al año, no descansa ni siquiera para dormir. ¡Imaginaos el potencial de utilizar todos estos recursos a nuestro favor!

Este ejercicio focaliza nuestra mente con una meta u objetivo en forma frase o mantra de manera que poco a poco vayamos orientando las fuerzas inconscientes al resultado que deseamos.

Es un ejercicio simple pero muy efectivo. Solamente tenemos que repetirnos constantemente la frase de nuestro objetivo. Podemos repetírnosla mentalmente o grabarla en audio en el móvil, de manera que esté todas las horas posibles en funcionamiento. No hace falta que lo oigamos claramente, podemos ponerlo con un volumen muy bajo ya que consciente o inconscientemente nuestro cerebro va a captar ese mensaje.

Este ejercicio es un patrón de hipnosis con el cual estamos bombardeando con comandos continuos nuestra mente inconsciente.

Es simple, práctico y efectivo. Yo lo llevo realizando diariamente durante años y siempre me ha funcionado.

Pero, este ejercicio solo va a funcionar si la frase reúne los siguientes requisitos:

1- Tiene que ser algo que desees con intensidad y a la vez que te lo puedas creer, que sea algo alcanzable por ti.

 2- Tiene que ser un objetivo concreto y definido.

 Tu frase objetivo no puede ser “quiero ser feliz”  porque es algo muy general. Tendrías que preguntarte cuales son los objetivos concretos que te hacen feliz. De igual manera las metas u objetivos generales dependen de objetivos más pequeños. En vez de usar la frase “Voy a aprobar el examen” es mucho mejor repetirse (con nuestras propias palabras) “Voy a estudiar

3- Tiene que ser algo dependa de ti y haga referencia a tus capacidades.

De poco sirve que te repitas la frase “María se va a enamorar de mí.” O  “me va a tocar la lotería” pues son cosas que no dependen completamente de ti.

4- No puede tener la palabra “no”.

Pues esta palabra tiene la característica que pinta en tu mente aquello que quieres evitar, por lo cual, por la ley de la atracción, te lleva hacia ello. “No quiero comer bollos de chocolate”

Ejemplos:

1- Para adelgazar: Si lo que quieres es adelgazar  y tu plan es hacer deporte y dieta tu frases podrían ser: “Me encanta hacer deporte y sentir cómo voy adelgazando” (no valdría la frase del tipo “voy a dejar de comer” por que estamos pintando en la mente esta escena.)

2- Para Ventas: “Me encanta vender” “Disfruto rebatiendo” “Voy a hacer un montón de ventas” “Voy a conectar de manera especial con cada cliente”

3- Para el estudio o en trabajo en casa: “Voy a trabajar un montón de horas, súper productivamente” “Me encanta y disfruto estudiando matemáticas” (Si por ejemplo estudiamos la carrera de matemáticas y realmente es cierto que en parte nos gusta estudiarla)

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad